cabecera

Destacadas

Tuesday, 26 de March de 2013

“La comunidad pacíficamente esperó al costado de la ruta, ahora es tiempo de Sawhoyamaxa”

Base Is
Sin imagen para mostrar

Las familias del pueblo enxet entraron a recuperar sus tierras ancestrales el pasado 21 de marzo. El Estado paraguayo no cumple la restitución a pesar de que desde 2006 hay un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos(CIDH).
“Ya no podemos salir, con qué argumento nos van a pedir que salgamos, que esperemos”, explica una de las antiguas pobladoras. Un joven dice “Ya entramos, y no hay vuelta atrás.Estamos recuperando lo nuestro”.
Todos estos testimonios se escuchan en un video elaborado por la organización Tierra Viva, que acompaña a la comunidad en su cometido. El foco del conflicto se centra en el departamento de Presidente Hayes, Chaco paraguayo.
El trasfondo nos remite a los grandes latifundios en el país radicados en el siglo XIX, en especial de los explotadores tanineros que en el pasado acapararon el Chaco. 1Dentro de esas tierras vivieron y viven distintos pueblos indígenas de la región, entre ellos los enxet.

Expulsión del territorio
En la década de 1980 llegó al Paraguay el ciudadano alemán Heribert Roedel acompañando a inversionistas de su país, se quedó en el país, aparentemente amparado en la amistad con el dictador Alfredo Stroessner. Obtuvo el título de unas 60 mil hectáreas de tierra, todas ellas ancestrales de los pueblos indígenas.
Apenas caída la dictadura, hacia 1991, las familias enxet de Sawhoyamaxa empiezan a armar la denuncia, a cumplir los burocráticos trámites que les imponía el Estado paraguayo para ser reconocidos y contar con personería jurídica.
Desde entonces se sienten las represalias de Roedel, traducida en la expulsión paulatina de la comunidad, que para 1994 ya estaban completamente ubicados al costado de la ruta que une Pozo Colorado con Concepción. Para 2005 habían enterrado a 37 miembros de la comunidad que murieron por las precarias condiciones de vida.

Fallo internacional
Entre 1999 y 2001 sufieron derrotas en el Parlamento paraguayo, que rechazó en varias ocasiones expropiar aquellas tierras en favor de los y las indígenas. Entonces, agotadas todas las instancias nacionales, decidieron llevar el caso a la CIDH.
El 29 de marzo de 2006 el órgano internacional dijo sentencia, condenaba al Estado paraguayo, le exortaba y emplazaba por tres años a restituir 14.400 hectáreas de esas tierras a Sawhoyamaxa y a indemnizar a las familias cuyos miembros murieron sobre la ruta.

Incumplimiento del fallo
Durante los últimos tiempos del gobierno de Nicanor Duarte Frutos se formó una Comisión Interinstitucional para el Cumplimiento de las Sentencias Internacionales (CICSI), encargada de revisar los fallos. La puso en funcionamiento recién el gobierno de Fernando Lugo.
Hacia fines de 2011, con el plazo de la CIDH fenecido, a instancias de la comunidad indígena, el empresario Roedel dijo que quería sentarse a hablar con el gobierno. Se sentaron, acordaron que habría compra, empezarona negociar el precio. En esos tira y afloje estaban cuando llegó de golpe el gobierno de Federico Franco, y el proceso volvió a paralizarse.


Ocupación
Hace cuatro meses se reactivó, con el Ministerio de Justicia y Trabajo (MJT) como coordinador, en medio de una agenda electoral y traspasando culpas a anteriores gobiernos.
En este escenario la comunidad, unas 200 personas, decidió ocupar aquellas tierras a la altura del kilómetro 371, ante la inoperancia estatal y lo previsible de que, una vez más, se le pase el conflicto al próximo gobierno, que tendrá sus nuevas excusas.
En el territorio chaqueño hay muchos otros pueblos con el mismo problema estructural. En este caso las familias aseguran que ya no saldrán de sus territorios, de sus montes. Lo resume el testimonio de uno de sus referentes en el audiovisual. Profético, dice: “La comunidad pacíficamene esperó al costado de la ruta. Y esto es Sawhoyamaxa ahora. Han abierto sus ojos y despertado. Y es tiempo de Sawhoyamaxa”.


FOTO: Tierraviva

VER VIDEO:













Apoyan Logo Logo Logo Logo
BASE Investigaciones Sociales
Ayolas 807 esq. Humaitá
Teléfono: +595 21 451 217
Telefax: +595 21 498 306
Copyleft 2009