Cada vez menos control para los transgénicos.

Asunción, 16 de diciembre de 2019 (BASE-IS) Recientes resoluciones del ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) flexibilizaron aún más los controles para la liberación de eventos transgénicos en el país. Ya desde el 2012, tras el golpe parlamentario, las corporaciones del agronegocio lograron imponer condiciones laxas para la liberación comercial de las semillas genéticamente modificadas, en la actualidad más de 41 eventos transgénicos están liberados para su cultivo y comercialización en el país y con las recientes modificaciones Paraguay renuncia a tener autonomía en materia de regulación de OGM.

En noviembre pasado el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) aprobó la liberación comercial de 13 nuevas semillas transgénicas, las mismas son variedades de soja, maíz y algodón que según la información brindada por el propio MAG pertenecen a las trasnacionales INDEAR, BASF, Syngenta, Dow y Monsanto. Este fue el mayor paquete de semillas transgénicas aprobadas en la historia del país; con la liberación de estas variedades Paraguay alcanzó 41 eventos transgénicos liberados y se convirtió en el quinto país con mayor cantidad de trasngénicos liberados para su cultivo y comercialización detrás de Estados Unidos, Canadá, Brasil y Argentina.

Esta histórica liberación de 13 eventos transgénicos en un solo día se dio a partir de las nuevas reglas impuestas por el MAG para la liberación de los OGM a partir de la Resolución N° 1030 de dicho ministerio donde se establece, casi como único requisito, que para la aprobación de “Organismos Genéticamente Modificados aprobados en otros países se deberá contar con la aprobación para siembra comercial en otros países”. Con esta resolución la liberación de los eventos transgénicos en el país queda al arbitrio de las decisiones tomadas en otros países respecto a la liberación comercial de un OGM.

Lis García, investigadora de BASE-IS, refirió que los argumentos esgrimidos por el MAG para emitir dicha resolución y profundizar el “modelo transgénico, con su dependencia de agrotóxicos, “cuentan con profundas nociones autoritarias y serviles a los intereses de la clase dominante, sometidas a su vez, a los de las corporaciones transnacionales en el marco de la guerra interimperialista entre Estados Unidos y China, y los delineamientos subimperialistas provenientes de Brasil”.

Al respecto argumentó que la exposición de motivos establecida en la resolución que desregula casi por completo el control para la aprobación de productos transgénicos “no detalla quién es el experto al que citan o a quiénes representa; tampoco especifica la documentación oficial de pruebas científicas que avalen esta postura; ni puntualiza de a qué condiciones se refiere. Además no cuentan con referencias científicas que pruebe el punto”.

La investigadora señaló también que este es “el más claro ejemplo de la carencia de soberanía que tiene el país debido a las políticas de gobierno que llevan adelante los representantes de la Asociación Nacional Republicana y, por su intermedio, la burguesía nacional: a partir de esta reglamentación, el Estado Paraguayo renunció a contar con autonomía en materia de OGM, ya que se basa en criterios extranjeros, completamente desactualizados en términos históricos y desfasados en sentido geográfico”

Te invitamos a leer el Informe respecto al tema preparado por la Investigadora Lis García. 

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario