Egoismo sojero

Asunción 5 de mayo de 2020 (BASE-IS) El Senado rechazó la posibilidad de gravar la exportación de soja; el gravamen formaba parte de un paquete de medidas propuestas por algunos legisladores que buscaban que el Estado obtenga recursos mediante el cobro de impuestos a los sectores más poderosos de la economía paraguaya para hacer frente a la crisis desatada por el COVID19 y las medidas de aislamiento social.

La propuesta planteaba cobrar un “impuesto verde” del 5% a la exportación de soja en estado natural a causa de los daños sociales y medioambientales que provoca la producción de este monocultivo transgénico que ocupa alrededor de tres millones y medio de hectáreas en Paraguay. La propuesta fue presentada por el Frente Guasu y fue acompañada por legisladores de diferentes agrupaciones políticas; sin embargo, la mayoría de los senadores del Partido Colorado, junto a los de Patria Querida y un sector del Partido Liberal, lograron sumar 25 votos para rechazar esta medida.

Con este impuesto el Estado podría haber percibido alrededor de 100 millones de dólares más anualmente y según se establecía en el proyecto estos fondos hubieran sido destinados a mejorar la infraestructura sanitaria y apoyar a la agricultura campesina. El sector sojero es uno de los de mayor crecimiento económico de las últimas décadas y fue permanentemente beneficiado con diversos privilegios fiscales al punto que la presión tributaria sobre el sector es de apenas el 0,16% – mientras que para los demás sectores es del 10% -.

Desde el año 2009 hasta la fecha se presentaron al menos 7 propuestas para gravar con impuestos la exportación de soja en estado natural, todas ellas fueron rechazadas a causa de un poderoso lobby de los gremios del agronegocio. “Lo escandaloso es que el sector de mayor ganancia, concentración de riqueza, aprovechamiento de recursos naturales y el sector más contaminador del país, contribuya tan poco a la gestión pública, solo un 1.60% de los ingresos tributarios del país. El monto correspondería para pagar apenas un 7% del presupuesto anual del Ministerio de Salud” señala la economista Sarah Zevaco, en el artículo La nebulosa tributaria de la soja que nunca alcanzamos que se publicó en el Informe Con la Soja al Cuello 2019.

Aún en un contexto de aguda crisis social y económica, a causa de la parálisis derivada de las medidas de aislamiento social, los sectores del agronegocio, junto a sus aliados políticos, decidieron proteger sus privilegios y se negaron a aportar más recursos para que el Estado atienda a los sectores más vulnerables.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario