El INDERT tendrá 10 mil millones menos para compra de tierras.

Asunción 30 de octubre de 2019 (BASE-IS) Según el Proyecto de Presupuesto General de la Nación para el 2020, enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso Nacional, el Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra tendrá apenas 47 mil millones de guaraníes para invertir en compra de tierras. Este monto es diez mil millones menos que lo establecido para el 2019 para la compra de tierras, en total el INDERT tendrá un recorte presupuestario del 17%.

La Plataforma de organizaciones de la sociedad civil, Japolí, emitió un informe sobre la propuesta de Presupuesto para el año 2020 denominado “Un Presupuesto sin la Gente: Análisis y propuesta para el Presupuesto General de Gastos 2020” donde se detallan diversas debilidades en materia de atención a las principales necesidades sociales del país, entre ellas el acceso a la tierra por parte de miles de campesinos pequeños productores y comunidades indígenas. Además se evidencia una permanente reducción presupuestaria a las necesidades sociales, lo que podría agravarse en un contexto de crisis económica como el que atraviesa el país.

“Por primera vez desde hace más de 10 años, Paraguay entró en recesión este año . Si bien recién en octubre se confirmó técnicamente la pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora, esta es palpable desde el final del año pasado, así como el aumento de la pobreza y la informalidad. La crisis económica se debe a varios factores como El desgobierno y la política económica que, agudizándose en los últimos años, desde el 2013 se orientó hacia: emitir una deuda externa cara y arbitraria que no logró fomentar inversiones que permitan un desarrollo sostenible de los sectores trabajadores; privilegiar los negocios con empresas privadas entorno a licitaciones públicas y la impunidad ante los altos niveles de corrupción; aumentar los subsidios a los agronegocios a costa de la agricultura familiar campesina y permitir que el sector de agroexportación de la soja no pague impuestos; precarizar el sistema de salud pública, limitando en particular el acceso a la cobertura y los medicamentos; recortar gastos sociales, que permitían sostenibilidad y arraigo en territorios empobrecidos” advierte el informe.

Volviendo la mirada a la problemática de la tierra el informe señala que las garantías para el acceso a la tierra por parte de las poblaciones campesinas e indígenas, serán muy limitadas dado que ambos entes encargados tendrán recortes nuevamente: INDERT (Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra) en un 17% y el INDI (Instituto Nacional del Indígena) en un 3%. El recorte presupuestario de ambas instituciones es sistemático desde el 2012: el INDERT no llega a un 30% de su presupuesto más alto, mientras el INDI no alcanza el 50%. “Estos entes se ocupan de garantizar derechos a dos de las poblaciones más vulnerables, pero sus acciones son limitadas por falta de financiación. En el INDERT, el rubro habilitado para la compra de tierras es de 47 mil millones. Considerando un precio promedio fiscal de la tierra , alcanzaría para comprar 31.300 hectáreas y atender a no más de 3 mil familias cuando, como mínimo, son más de 100 mil las familias campesinas con necesidad de tierra para producir” concluye el informe de Japolí.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario