Entre la imposición y la resistencia

A la vista de todos, el agronegocio arrasa aceleradamente con las tierras de pueblos indígenas, en un proceso iniciado al menos, hace más de cien años. El saqueo territorial para el fomento de actividades extractivistas ya podemos encontrarlo en el período de la post Guerra del 70, con la conocida ley del 2 de octubre de 1883, donde el Congreso Nacional autoriza al Poder Ejecutivo, presidido por Bernardino Caballero, a vender tierras del Estado, inaugurando el fenómeno de privatización de tierras públicas para el extractivismo de exportación, generándose grandes enclaves de producción agrícola y forestal. Ya en ese periodo, el saqueo viene de la mano del Estado y de sectores empresariales, intensificando el proceso de desconfiguración geográfica, donde gran parte de los pueblos indígenas fueron desarticulados o reducidos en
comunidades, y en muchos casos fuera de sus territorios tradicionales e incluso, otros, relegados del derecho a tierra alguna, quedando en situaciones de absoluto despojo.

Compartimos este informe elaborado por Lea Schvartzman y Sofía Espíndola del Grupo Sunú de Acción Intercultural publicado en Con la Soja Al Cuello 2017 pueblos indígenas

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario