Organizaciones campesinas no confían en el nuevo gobierno

Denuncian que continuarán las políticas anti populares

 

Organizaciones campesinas y sociales integrantes de la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI) realizaron su III Plenaria Nacional en la capital con la participación de unos 2.000 delegados y delegadas provenientes de diferentes puntos del país. Durante el encuentro realizaron una evaluación de las luchas emprendidas durante el gobierno de Horacio Cartes y analizaron el futuro que se presenta para las organizaciones campesinas con el gobierno de Mario Abdo Benítez.

 

Al cumplirse un año del inicio de la movilización llevada adelante por la CNI durante 40 días en la capital paraguaya reclamando subsidio y apoyo a los pequeños agricultores, los integrantes de esta articulación denunciaron que el gobierno no ha cumplido cabalmente con los acuerdos firmados en aquella oportunidad. Señalaron que el gobierno cartista ha demostrado su falta de compromiso con la Agricultura Familiar Campesina favoreciendo siempre a los sectores poderosos del agronegocio con lo que se profundizaron las desigualdades sociales y se agudizó la crisis social y económica que vive el país.

 

Denunciaron que el endeudamiento masivo de los pequeños productores se da a causa de la falta de políticas agrarias y crediticias adecuadas y señalaron que esto forma parte de una estrategia para despojarlos de sus tierras y entregárselas al agronegocio. También afirmaron que la oposición del gobierno y sus aliados al impuesto a la exportación de granos ha privado al país de importantes recursos que podrían haberse destinado a atender problemáticas sociales. Alertaron que con el nuevo gobierno continuará la política de “eliminar la agricultura familiar campesina” poniendo en riesgo la soberanía y seguridad alimentaria de la población

 

Respecto al futuro gobierno las organizaciones campesinas integrantes de la CNI señalaron que “Mario Abdo Benítez representa la continuidad del modelo privatista y entreguista de los intereses nacionales”. Recalcaron que el Presidente electo se opone al impuesto a la soja y que en cambio ha anunciado que seguirá endeudando al país mediante la emisión de bonos soberanos. Denunciaron también los graves casos de corrupción que se suscitan en los tres poderes del Estado afectando a miles de familias que no logran acceder a derechos fundamentales a causa de la debilidad de las instituciones públicas.

 

Ante esta situación la Coordinadora Intersectorial señaló que se encuentra elaborando un plan de acción de defensa de la Agricultura Familiar Campesina y de la soberanía alimentaria. Entre las acciones previstas se encuentra una importante movilización indefinida tras los primeros 100 días del nuevo gobierno donde pondrán, nuevamente, sus reclamos sobre la mesa.

 

Entre los puntos exigidos por la plenaria de la CNI se encuentran, la entrega de tierras para unas 10 mil familias campesinas y la regularización de varios asentamientos que hoy están bajo una permanente amenaza de desalojo, reiteran también el pedido de subsidio para la rehabilitación financiera de los pequeños agricultores y exigen políticas agrarias que permitan una reactivación productiva y proteja la agricultura campesina.

 

 

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario