«Salgan de las oficinas y ayudennos a defender nuestro país»

Decenas de defensores y defensoras ambientales integrantes de la Alianza por el Cumplimiento Local de Leyes Ambientales fueron recibidos hoy por autoridades del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), durante el encuentro reclamaron a las autoridades que cumplan con su rol y ayuden a controlar el avance de la sojización que está destruyendo el territorio campesino y el medioambiente en gran parte del país. Los representantes del MADES escucharon los reclamos y se comprometieron a trabajar conjuntamente con los monitores y monitoras ambientales en futuras fiscalizaciones.

Hilda Santacruz es dirigente campesina, pequeña productora y defensora ambiental, durante su testimonio ante autoridades del MADES señaló que junto a otras familias campesinas viven rodeadas de un mar de soja que llega incluso a pocos metros de sus casas y cultivos, ante esta situación pidió a los responsables que «salgan de sus oficinas, vengan a ver como están arrasando con el territorio paraguayo los sojeros extranjeros. Nuestros padres y abuelos defendieron el territorio nacional y ahora estamos siendo avasallados, nosotros intentamos defendernos pero necesitamos ayuda de ustedes» señaló.

El relato respecto al avance de la sojización es coincidente en todos los testimonios de las defensoras y defensores ambientales provenientes de más de 10 distritos ruralea del país. Deforestación, fumigaciones y afectación a ríos y arroyos es la constante relatada por los y las ambientalistas; violaciones  impunes a la legislación y complicidad de las autoridades son también parte del panorama común. A nivel nacional, en los últimos 15 años, los cultivos del agronegocio y su modelo han crecido, llegando a ocupar 118% más de territorio.

«En este momento están ya sembrando la soja, en unas semanas más de vuelta van a fumigar y otra vez vamos a sentir los efectos nosotros» dice Alberto Romero, de Lima, Departamento de San Pedro, y agrega «los fiscalizadores van, y la soja llega hasta el frente de nuestras casas, ellos ven eso y no hacen nada, son cómplices, o coimean con los grandes productores» sentenció.

Durante el encuentro también se relataron casos de persecución judicial a defensores y defensoras del medioambiente, como ocurrió en Capi’ibary, dónde mujeres y hombres fueron imputados y judicializados por haberse opuesto a la sojización y a la fumigación con agrotóxicos en medio de la comunidad.

Los monitores y monitoras ambientales de la Alianza por el Cumplimiento Local de Leyes Ambientales recolectaron decenas de infracciones a la ley ambiental que fueron entregadas al MADES con el compromiso del ente estatal de dar respuestas a las mismas y realizar un trabajo conjunto con los ambientalistas en sus comunidades, a fin de garantizar el respeto a la normativa ambiental. La Alianza por el Cumplimiento Local de Leyes Ambientales reúne a organizaciones sociales y no gubernamentales que buscan mejorar las capacidades de la población y los gobiernos locales para lograr el monitoreo y cumplimiento de las leyes ambientales.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario