Sojeros continúan utilizando agrotóxicos altamente peligrosos

Compuestos químicos prohibidos en decenas de países siguen siendo utilizados en Paraguay por parte de los grandes productores de cultivos transgénicos. La importación de estos productos dañinos continua aumentando y siguen regando el territorio nacional.

La importación de plaguicidas en el país creció exponencialmente en los últimos años, mientras una década atrás se importaban un poco más de 9 millones de kilos de agrotóxicos, al año 2018 la importación de estos productos llega a casi 58 millones de kilos. Entre los productos importados se encuentran varios plaguicidas altamente tóxicos y que se encuentran prohibidos en diversos países a causa de su peligrosidad tanto para la salud humana y el medio ambiente.

El Paraquat es uno de los herbicidas más utilizados en el país, su uso está restringido en más de una docena de países y forma parte de la denominada Docena Sucia, lista de plaguicidas altamente tóxicos que deberían estar prohibidos según la Red de Acción sobre Plaguicidas (PAN por sus siglas en Ingles). Este químico es utilizado como secante en los campos de soja y su importación se duplicó en los últimos cinco años llegando a 9 millones de kilos en el 2018, según datos del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas ( Senave); diversos estudios señalan que el paraquat es altamente tóxico, “posee, por mucho, la mayor toxicidad aguda, y comparado con otros plaguicidas, posee la tasa de mortalidad más alta. Actualmente, el paraquat es el plaguicida más mortal del mercado, debido a su muy alta toxicidad aguda combinada con la ausencia de un antídoto” señala un informe sobre los riesgos a la salud de este herbicida.

Otro de los herbicidas sumamente peligrosos y que continúa utilizandose en Paraguay es el 2,4D, tristemente célebre por ser uno de los componentes principales del agente naranja, arma química utilizada durante la Guerra de Vietnam. Este herbicida esta restringido en varias Provincias de la Argentina y dejó de fabricarse en Europa y EEUU debido a los riesgos; desde el 2015 la Organización Mundial de la Salud lo calificá como potencialmente cancerígeno. Actualmente Paraguay importó en el año 2018 unos 2 millones de kilos de este veneno según datos oficiales.

Otro integrante de la lista de productos tóxicos utilizados en los cultivos extensivos en Paraguay es el Acefato, un plaguicida altamente peligroso para la salud humana ya que su inhalación puede generar efectos nocivos en el sistema nervioso y en otras funciones del organismo. Está calificado como moderadamente peligroso por la OMS y su uso está prohibido en Europa y China entre otros países, según el SENAVE al Paraguay ingresaron 546 mil kilos de acefato en 2018.

La Atrazina es otro plaguicida utilizado ampliamente en Paraguay, su uso está prohibido en varios países de la Comunidad Europea y representa una grave amenaza para las aguas superficiales y subterráneas. Además la exposición a este herbicida puede generar efectos adversos en la salud afectando principalmente al hígado; según datos del SENAVE en nuestro países se importaron casi 2 millones de kilos de este producto tóxico poniendo en riesgo las fuentes de agua y la salud de la población.

Prohibir lo prohibido”

Durante el “Seminario Interdistrital: Efectos de los agrotóxicos en la Salud Humana” organizado por la Alianza para el Cumplimiento Local de Leyes Ambientales en Concepción, pobladores, pequeños productores y autoridades nacionales, regionales y municipales coincidieron en la necesidad de avanzar en normativas que garanticen la protección de la población ante el uso intensivo de agrotóxicos.

En este sentido se planteó una campaña por el cumplimiento de la normativa ambiental en cuanto al uso de barreras vivas y la prohibición de fumigar en las cercanías de sitios poblados. Además los participantes mencionaron que es necesario que el país cuente con normativas que restringan el uso de plaguicidas que son peligrosos para la salud y el medio ambiente y que ya se encuentran vedados en otros países como los casos citados anteriormente.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario