“No se trata de usar uno u otro medio de comunicación; hoy se trata de uno y otro”

En la lucha política de hoy hay que combinar el periódico, la radio y la tv con el internet, según el brasileño Vito Giannotti.

Vito Giannotti forma parte del Núcleo Piratininga de Comunicación (NPC). Es un grupo de comunicadores y militantes de izquierda de Río de Janeiro (Brasil) que aportan al fortalecimiento de los medios de comunicación alternativos y populares de los sindicatos y organizaciones sociales, a través de publicaciones y talleres.

Estuvo por Paraguay los días 7,8 y 9 de abril pasados para participar del seminario “La actualidad del pensamiento y obra de Rosa Luxemburgo en América Latina” organizado por BASE-IS, CONAMURI y SERPAJ-PY con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo. Analizó lo que pasa en el continente con las comunicaciones; señaló cómo en los últimos años los sectores poderosos concentraron esfuerzos para controlar la información; dijo que los medios populares deben tener financiación estatal y que las concesiones radioeléctricas de todos nuestros países deben ser re-distruibidas.

“Los gobiernos progresistas y semiprogresistas empiezan a entender la importancia de las comunicaciones”, dirá en la breve entrevista con él. Lo ideal es que los movimientos sociales tengan un diario y que su contenido hable de lo que le pasa a la gente día a día, no sobre la teoría del lucro de Marx o discusiones académicas estériles.

Me da la impresión de que, por lo menos mirando desde Paraguay, terminó aquel debate intenso sobre los medios alternativos y populares que vimos en el continente en los años 60/70/80…

La afirmación que hacés acerca de la disminución de la discusión sobre los medios de comunicación es extraña. Porque en el mundo exactamente vemos lo contrario. En el mundo, el debate de los medios pasó a ser uno de los debates centrales. En todos los países hay una gran discusión sobre el alcance de los medios, el poder de los medios, la función de los medios en la manutención del sistema dominante o la función de los medios en las transformaciones del sistema dominante, de disputa a ese sistema.

Porque en los comienzos del siglo XX, el gran medio de comunicación todavía era el periódico. Era único, exclusivo. Rápidamente después del periódico, el cine, y otros medios menores. Y después la radio, que se inicia en la década del 20 y se afirma en la década del 30. Y después la televisión, que se inicia en la década del 30 y se afirma en los 40. Y en el mundo se expande en la década del 50.

En el siglo XX también hubo una gran revolución de las comunicaciones, que fue el internet, en 1989. Fue la segunda gran revolución en las comunicaciones, después de la de Gutenberg, 500 años atrás. A partir de internet para acá, comenzó a hablarse en el mundo no más sobre el periódico o la prensa. La palabra que comenzaba ya a usarse en la década de los 80 y después se expandió en los 90 fue el de medios (mídia), palabra que engloba el conjunto de medios de comunicación.

Entonces, podemos decir que el siglo XIX fue el del periódico y la prensa; el siglo XX fue el siglo de los medios. Hoy, en el siglo XXI, el alcance de los medios es mucho mayor que en el siglo XX, y todos los movimientos sociales, sean de derecha o de izquierda, invierten muchos esfuerzos en el control y en la creación de sus medios. Cada uno, la derecha y la izquierda, con sus objetivos. Unos para mantener la sociedad que está, otros para transformarla hacia una sociedad alternativa y en muchos casos socialistas.

Entonces es extraño. En toda América Latina, la gente está viendo un fuerte movimiento de todos los gobiernos mínimamente progresistas o progresistas. Están invirtiendo para difundir sus proyectos, sus planes de gobierno. Estamos viendo eso en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Uruguay…Entonces, estoy extrañado que en Paraguay no se haya descubierto esa centralidad de los medios.

Hoy mirando el mundo, el comienzo de aquellas revueltas árabes, ser convocadas a través de twitter, facebook…a través de internet. Eso no es una suposición, es tan real que inmediatamente el gobierno de Túnez y después Egipto, bloquearon el internet, bloquearon toda forma de contacto y comunicación más directa de comunicación electrónica…para intentar estancar esas revueltas. Y no se consiguió. En Egipto fue típico. Mubarak, aquel dictador criado y mantenido por los EE.UU., la primera cosa que hizo luego de iniciarse las revueltas fue cortar internet. ¿Por qué? Porque tenía una tremenda importancia. ¿Cuál es la importancia hoy en día? No podemos eludir, internet puede ser excelente: twitter, facebook…todos los medios…orkut…pueden ser muy útiles para movilizar rápidamente, para convocar. Ahora, para explicar un proyecto político, para divulgar, hacer propagando y ganar a miles de personas para nuestras propuestas e ideas, todavía internet… no es su función principal. Es todavía para un pequeño puñado que lee los artículos, que imprime, que distribuye a sus amigos.

Todavía la prensa, el periódico, tienen una función fenomenal. No se trata de uno u otro medio; hoy se trata de uno y otro. Nosotros tenemos que usar los medios tradicionales de comunicación: periódicos, revistas, libros…junto con los medios electrónicos, hacer una combinación de los dos. De cualquier modo, tenemos que invertir en todos los instrumentos al alcance. Las empresas invierten tremendamente, no sólo radio y televisión y los más tradicionales.

Ahora, qué es lo que pasa. En todos los países capitalistas, quien tiene el poder de los medios de comunicación es el Capital. Es el que maneja los periódicos, las revistas, las casas editoriales, las librerías, y sobre todo los varios sistemas que se hicieron en el mundo, el poder de las grandes televisiones. Basta con pensar en México, donde el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, es dueño de las comunicaciones. Cisneros es dueño de la mitad de las comunicaciones de América Latina; la Red Globo de Brasil es el canal oficial de sustentación del sistema capitalista. Los medios hoy, en mi visión, son el verdadero partido del Capital. Porque a través de los medios, el Capital formula, divulga sus ideas y valores. Y se gana a millones y millones de personas. Los medios no son más aquella visión romántica, de los medios con una misión de fiscalizar el poder público, visión poética que no tiene nada que ver con nada (neutral), puede ser en el siglo XIX o algunos casos específicos del siglo XX. Hoy los medios son nada más que el polo aglutinador del Capital. El Capital posee los medios. Tiene sus planos trazados en la central del Capital, centros industriales, cámaras y comercios. Y todas sus ideas son divulgadas a través de los medios. Pero no son dos cosas separadas: no existe Poder sin Medios.

Bush, cuando resolvió bombardear Irak, dijo que tenía armas para poder acabar con Irak. Para eso necesitaba del consenso mundial, por eso, todo el revestimiento fue hecho a través de las televisiones, de las agencias de noticias, de los periódicos, de todos los medios, para convencer al mundo que los EE.UU. irían a Irak para implantar la democracia y liberar al mundo de las bombas atómicas, químicas, bacteriológicas que tenía Sadam Hussein, que fue una grandísima mentira. Hussein no tenía nada de eso, los EE.UU. sabían muy bien, pero el mundo fue envenenado por esa noticia y creyó, le dio crédito. Y fue allá Bush y fueron muertos un millón y medio de iraquíes, con el consenso mundial.

Hay gente que habla de la mediocracia…
No podemos hablar de mediocracia, como si los medios estuviesen disociados del Capital. Los medios son el Capital. Los mismos dueños del Capital son dueños de los medios. Y no existe, hoy, un poder si no tiene los medios. No son dos cosas, es como la sangre dentro del cuerpo. ¿Existe un cuerpo sin sangre? ¿Y existe sangre sin cuerpo? Estos dos elementos son simbióticos, no existe poder sin medios. Claro, los EEUU tienen bombas atómicas para destruir el mundo, pero para eso tiene que crear un consenso. ¿Cómo lo va a crear, con medios?

En ese sentido, la izquierda, está comenzando a abrir los ojos, c-o-m-e-n-z-a-n-d-o a abrir los ojos en esos países que hablé. Y es una cosa esencial que la izquierda tome esa discusión y exija: financiamiento público para una prensa pública. No crear medios estatales, dependientes…Financiamiento público es publicidad distribuida para todos los medios populares y alternativos, así como también la propaganda va a los grandes canales de televisión y periódicos.

Distribución proporcional…
Proporcional, claro. Incluso de los alternativos podemos hablar de una cuota más de incentivo, porque están comenzando la batalla mucho más atrás que los medios tradicionales. Entonces, primero, financiamiento a la impresión de periódicos. Los periódicos tienen que ser gratuitos, porque son pagados por la publicidad. Y otro, hay que dar la batalla por la democratización de los medios radiales: radio y televisión. Esta es una batalla para rever todas las concesiones, en todos los países que tienen sistema de concesiones públicas, tienen que hacer una revisión: esas concesiones no tienen nada de públicas; son absolutamente apropiadas por el Capital privado y es necesaria una re-distribución y una discusión de cómo la sociedad civil va a participar dentro de la programación, la organización de todas esas radios y televisiones. Y eso sólo se consigue con una gran presión de masas, no se puede depender del voto del parlamento: el parlamento es comprable. Infelizmente, la gran mayoría de los parlamentarios son de derecha y dispuestos a entregar cualquier proyecto por cualquier dinero.

Entonces hay otro punto. Ese parlamentario va a pensar dos veces si ve gente en las calles que amence su re-elección. Ahí puede ser que vote a favor.

En Paraguay justamente se frenó cualquier posibilidad de revisión del espectro y se fortaleció la persecución a las radios comunitarias a través del Parlamento. Acaba de salir una ley que modifica la ley de Telecomunicaciones.
Esos diputados que convivieron con ese mundo dominado por el Capital, comprables, comprados, vendibles, son la gran mayoría. No son todos. De ellos no podemos esperar nada, a menos que haya una fortísima presión para poder sacar la ley de circulación y sustituirla.

Hablamos del espectro y la financiación pública…qué hay con los contenidos de los medios de izquierda
Los contenidos de nuestros medios de comunicación…necesitamos discutir mucho sobre eso, en general son muy pobres. Primeramente no tenemos periodicidad, regularidad. Debemos tener la periodicidad más fuerte posible, lo ideal es ser un diario. Y después entramos en la historia del contenido. Éste tiene que ser un contenido vivo, que hable de la vida de las personas, de los intereses de la persona…que no se pierda en las peleas internas de la izquierda, las discusiones académicas o sectarias de un grupo contra otro.

El contenido debe referirse a cosas que hablen de la vida, de la educación de los hijos, del amor, de la salud y…de la política. Ligar todo con la política, hablar del transporte público, de la salud pública, de la escuela pública, hablar del costo de los libros, del costo de los alimentos y todo relacionado al gobierno, a la política en general, al sistema. Hablar de todos los movimientos sociales, hablar de la reforma agraria, de los sin tierra, de los indios, de los negros, de la esclavitud. De todos los temas más comunes de la vida. Abordar la historia de vida de un padre que dice “mi hijo es homosexual”, cómo fue su reacción cuando se enteró, qué sintió, qué puede hacer. Hay padres que les gustaría preguntar cosas, pero no se animan, pero si el periódico pregunta por ellos, va a leer el periódico durante 30 años. Tiene que hablar de la vida, de su hija de 12 años que se embarazó, y no pasarse hablando de la acumulación primitiva del Capital y del texto de Marx donde habla sobre el lucro.

Claro, todos los contenidos los podés ligar con una visión socialista, una visión global de la sociedad, pero tiene que hablar sobre el embarazo de la hija, del hijo homosexual, del marido que llega a la casa y golpea a su mujer. Tiene que hablar de la vida.

Hay todavía periódicos de la izquierda que son de barricada, órganos de difusión…¿cómo les irá?
Es simple, si tu lo distribuyes y tiene un tono combativo, de súperizquierda, citando a Marx, Engels, Lenin, Mao Tse-tung…el que quieras. Si 100 personas guardan, lo leen y una semana después te halagan, ok, continúa así. Pero si 100 personas lo llevan y ni comentan, cambia. Ahora, tenemos que ser capaces de poner nuestra visión política de izquierda dentro de los temas de la vida.

Foto: De izquierda a derecha Vito Giannotti, Isidoro Bazán (OCN) y Ernesto Benítez (CPA/SPN) durante el Seminario.

Más informaciones: http://www.piratininga.org.br

Comentarios

comentarios