Canindeyú: Asentamientos campesinos denuncian que sufren el amedrentamiento de pistoleros de la Ganadera Pindó

 Tras secuestrar y torturar a dos agricultores, pistoleros civiles de la estancia fueron como si nada a declarar contra ellos en la fiscalía de Curuguaty, denunciaron las familias del asentamiento 1º de Marzo-Joajú.

Rastros de los golpes en las costillas.

El jueves 29 de mayo último los agricultores Cristino Ocampos y Diego González se movilizaban en una moto para llevar una nota al profesor del hijo de Ocampos. En una curva, a la altura de la entrada a la ganadera, una decena de guardias civiles del establecimiento los pararon y los bajaron de la moto a culatazos y patadas, relataron ambos afectados.

Los arrastraron y lo metieron hasta el local de la administración de la estancia y les propinaron una tremenda paliza con puños, patadas y culatazos de fusiles. Luego los llevaron hasta un vehículo que tenía piezas de madera para reparar un portón.

Después los pistoleros civiles telefonearon a la comisaría de Santo Domingo(a 6 kilómetro del lugar) y una patrullera buscó a los agricultores y los llevó hasta la fiscalía de Curuguaty, hasta donde fueron también unos 12 a 15 pistoleros de la estancia que habían participado de la privación de de libertad y tortura.

El jefe de los pistoleros, según el testimonio, hasta declaró ante el fiscal que los recibió, que aparentemente se trataría del agente Benjamín Maricevich.

Según los afectados, en el acta de declaración se registró la versión de los pistoleros, que afirma que ambos agricultores estaban realizando tráfico de madera dentro de la estancia. Las autoridades fiscales, siempre según el relato de Ocampos y González, no les tomaron declaración.

Sólo la intervención de un abogado logró que se escuchara también la versión de ellos, pero al otro día de lo sucedido.

También relataron que un poco antes del atraco que sufrieron otra persona fue víctima de la violencia de los pistoleros civiles en las mismas circunstancias. Pero que incluso ésta fue más afectada, hasta el punto de registrar costillas rotas, lo que le retenía aún en el hospital local hasta el lunes último.

Aparentemente esta persona transportaba maderas para reparar los portones de otro establecimiento en su vehículo, cuando fue interceptado por los pistoleros y arrastrado dentro de la ganadera, donde fue brutalmente golpeado, relataron los agricultores.

Antecedentes

Esta violencia y amedrentamiento no es aislada, según explicaron los pobladores del asentamiento 1º de Marzo Joajú. Los mismos explicaron que permanentemente los pistoleros de la estancia realizan disparos y amenazas contra ellos.

La Ganadera Pindó está ubicada en el distrito de Yvyrarovaná del departamento de Canindeyú, entrando aproximadamente ocho kilómetros desde la Ruta 10 De las Residentas, a 300 kilómetros de la capital paraguaya.

En la zona se encuentran los asentaminentos campesinos 16 de Julio y 1º de Marzo Joajú, que comparten el mismo camino común con la estancia.

Este último asentamiento fue levantado por unas 200 familias de la Organización de Lucha por la Tierra(OLT) y le disputa las tierras a la ganadera, que en total tendría unas 8mil hectáreas.

La misma pertenece al empresario Rainer Bendlin, cuya familia es propietaria de la firma Perfecta Automotores, que importa vehículos de la marca BMW al país.

1º de Marzo es una de las pocas ocupaciones campesinas actuales de la zona

1º de Marzo es una de las pocas ocupaciones campesinas actuales de la zona

Ocupación y disputa

La entrada y ocupación de las familias campesinas a aquellas tierras empezó el 1º de marzo de 2012, en la finca 5603 del lugar, que tiene 4.499 hectáreas. Y fue solicitada al Insituto de la Tierra(Indert) a través de trámites legales.

Una nueva gestión del ente se realizó hace apenas un mes, cuando sus funcionarios fueron a relevar datos poblacionales.

Las familias campesinas poseen informaciones y documentos que demostrarían que las tierras ocupadas por la ganadera fueron usurpadas al Estado por el régimen del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989), quien en persona habría cambiado las tierras por una avioneta con el padre de Bendlin.

Por ello, éstas familias agricultoras reclaman que estas tierras sean recuperadas por el Indert y destinadas a los fines de la reforma agraria, en beneficio de las alrededor de 300 mil familias campesinas sin tierra que existen en el país.

Dos allanamientos

Desde al asentamiento de la comunidad 1 de Marzo Joajú, las familias y sus alrededor de 100 niños y niñas, resistieron dos grandes desalojos, el 5 de agosto y el 31 de octubre de 2013.

Durante este último operativo unos 400 policías arrasaron “por tierra y aire” las precarias casas, cultivos de alimento, herramientas, bienes de las familias y también quemaron dos vehículos que utilizaban las mismas para gestiones.

En el asentamiento actualmente se vive un clima de tensión y de organización permanente, pues se maneja la información de que ya salió una nueva orden de allanamiento, que espera por la firma de un juez. La misma se podría concretar durante estos primeros días de junio.

Rastros  del  último allanamiento a cargo del fiscal Jalil Rachid.

Huellas del último allanamiento a cargo del fiscal Jalil Rachid.

Producción de alimentos y almacén comunitario

Las 200 familias de 1º de Marzo Joajú no tienen ningún tipo de servicio estatal, ni de agua potable, energía eléctrica, caminos, nada… A simple vista se levantan casitas y construcciones comunitarias en un limpio del monte que hay en el lugar, que fueron elaboradas con las manos de los y las pobladoras.

Actualmente las mismas ocupan un total de 2mil hectáreas, donde lo que más destaca es la producción de cultivos alimentarios, por su variedad y sus excelentes condiciones. En el lugar hay distintos tipos de maíz, porotos, mandiocas, zapallos, batatas, frutales y hortalizas.

Otro rasgo de la organización son las prácticas de comercio comunal o solidario, que se expresa a través del almacén comunitario que compra al por mayor los artículos alimenticios y del hogar y ofrecen a menor costo a cada familia. Esta práctica es fundamental en comunidades rurales para garantizar, por ejemplo, el consumo de carne vacuna de las familias.

1º de Marzo es uno de los pocos asentamientos donde aún cultivan y reproducen el avatí locro

1º de Marzo es uno de los pocos asentamientos donde aún cultivan y reproducen el avatí locro

FOTOS Y TEXTOS: Jorge González S. por Base Is

 

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario