Continúa sin pausa la deforestación en el Chaco paraguayo

En enero de este año desaparecieron 14.428 hectáreas de áreas boscosas para convertirse en tierras de uso agropecuario.

Las principales amenazas a la biodiversidad en el gran Chaco americano son la expansión de la frontera agropecuaria, la explotación de hidrocarburos, la construcción de presas y carreteras y los incendios. Fotografía: Facebook, Gran Chaco Americano.

La deforestación en el gran Chaco americano –o “cambio de área boscosa a uso agropecuario”– registrada en enero de este año fue de 465 hectáreas por día, es decir, 14.428 hectáreas en el mes, según el informe de la organización no gubernamental, Guyra Paraguay.

El año pasado, 2011, culminó con una pérdida de 286.742 hectáreas de bosques, lo que superó en un 23% a la cifra de 232.000 hectáreas deforestadas durante 2010.

Si bien continúa la deforestación en forma implacable, se detectó, según los datos proporcionados Guyra Paraguay, una disminución de las tasas de deforestación diaria en el territorio del gran Chaco americano; la suma de las 465 hectáreas por día de enero de 2012 es inferior al promedio del mes de diciembre de 2011 que fue de 1.384 hectáreas por día.

En enero se registró un total de 14.428 hectáreas de áreas boscosas deforestadas que es menor a las 42.925 hectáreas desaparecidas en diciembre de 2011.

Gran Chaco americano

El gran Chaco americano es una región biogeográfica de 1.000.000 de Km2 que se encuentra situada en el centro del continente sudamericano y equivale, aproximadamente, al 6% del espacio geográfico de América del Sur, de los cuales, alrededor del 58% se encuentra en Argentina, el 25% en Paraguay, el 14% en Bolivia y el 3% restante en Brasil.

Es una de las regiones de mayor diversidad ambiental y biológica del planeta, y el área boscosa más grande del continente después de Amazonas.

El área de influencia de la región en Argentina incluye las provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja y Córdoba. En Paraguay incluye los departamentos de Pte. Hayes, Boquerón y Alto Paraguay; y en Bolivia los Departamentos de Tarija, Chuquisaca y Santa Cruz.

Las principales amenazas a la biodiversidad en la región la constituyen la expansión de la frontera agropecuaria, la explotación de hidrocarburos, la construcción de presas y carreteras y los incendios.

La conformación de una aparentemente nueva colonia agropecuaria en un sitio del Chaco paraguayo fue la responsable del cambio de uso de la tierra.

Chaco paraguayo: la deforestación se expande

En el caso específico de Paraguay, la tasa de deforestación fue de 386 hectáreas por día, representando una importante disminución relativa al periodo anterior, del mes de diciembre de 2011, con 1.057 hectáreas por día.

Comparativamente con los otros países del bioma, Paraguay registró el mayor porcentaje de deforestación: 83%. En Argentina fue del 13%; y en Bolivia, el 4%. En el Chaco del Brasil no se detectó deforestación.

Un bioma es una determinada parte del planeta que comparte clima, vegetación y fauna. Es la expresión de las condiciones ecológicas del lugar en el plano regional o continental: el clima induce el suelo y ambos inducen las condiciones ecológicas a las que responderán las comunidades de plantas y animales del bioma en cuestión.

Los datos brindados por la ONG destacan la aparición reciente de un conjunto de cambios de uso de la tierra, conformando una aparente nueva colonia agropecuaria en un sitio del Chaco paraguayo donde nunca antes se registró este tipo de cambios de uso de la tierra y que históricamente ha sido una zona de áreas naturales continuas.

Inundaciones y focos de calor

En cuanto al monitoreo de las inundaciones, se aprecia un importante aumento del caudal del Río Pilcomayo ingresando al canal argentino a mediados del mes de enero, en comparación al caudal que ingresaba en el mencionado canal a mediados del mes de diciembre.

De esta manera, el ingreso actual de la aguas del Pilcomayo es mayoritariamente para el canal argentino, revirtiéndose la situación que beneficiaba con mayor cantidad de agua al canal paraguayo en los últimos meses del 2011.

Se observó además un muy importante incremento del caudal en el canal principal del río Pilcomayo.

En cuanto a los focos de calor, del 23 de diciembre de 2011 al 23 de enero de 2012, se detectó en el gran Chaco americano un total de 3.271 focos de calor, representando una muy importante disminución relativa en relación a los 12.453 focos de calor del periodo anterior (2 al 23 de diciembre de 2011).

Foto: Guyra Paraguay

Comentarios

comentarios