Córdoba: 193 casos de cáncer y malformaciones por las fumigaciones

Este fue el número de víctimas del que habló durante el segundo día en el juicio contra dos productores rurales y un piloto acusados de fumigación ilegal.

Cáncer, leucemias, malformaciones en recién nacidos y alergias en tasas extremadamente superiores a las normales se presentan en el barrio Ituzaingó del sur de la Ciudad de Córdoba. Los testigos, las victimas y sus familiares dieron el lunes el testimonio de las consecuencias de la fumigación con agrotóxicos.

Desde el 2001 hasta el año 2010 se detectaron 193 casos de cáncer entre los vecinos, además de otras malformaciones como púrpura o labio leporino. La cifra la aporte Sofía Gatica, quien explicó que desde hace un año y medio no reside en el barrio para resguardar su salud y la de su familia.

Tambiérn aportarán los estudios sobre el agua que tomaban en Ituzaingó y de su contaminación con plaguicidas, y los análisis que revelaron tóxicos en sangre de numerosos niños.

Marcela Ferreyra abrió el lunes la ronda de declaraciones testimoniales en el segundo día del juicio por las fumigaciones ilegales en barrio Ituzaingó Anexo.

La mujer es madre de un chico que nació con malformaciones en el barrio de la periferia sur de Córdoba capital, donde convivieron múltiples factores contaminantes, entre ellos la fumigación con agroquímicos en los campos aledaños.

Ferreyra relató que la fumigación se realizaba de noche y quedaba una nube blanca. «El olor se sentía en el aire a la mañana siguiente», dijo y se retiró llorando.

Pablo Vargas, otro vecino del barrio, es químico de profesión y fotografió una fumigación del 11 de febrero de 2001.

«Cuando saqué la foto huyeron. Siempre huían, cerraban los aspersores del camión mosquito y se iban», relató. Vargas dijo que tras las fumigaciones, tanto áreas como terrestres, «en el aire quedaba un olor muy peculiar. Parecía gamexane y cerraba el pecho, la respiración. A mí me daba acidez»

Fumigaciones, problema nacional

Por su lado, Gatica espera que el tribunal sancione a los responsables y se establezca que el problema no es solamente barrio Ituzaingó, sino todo el país.

Las madres aseguran que no es el final del camino, ya que después de 12 años están convencidas que luchan contra grandes intereses económicos.

«Nosotros sólo tenemos la gente enferma, no tenemos los mejores abogados, pero esperamos que velen por la salud de las personas porque hay muchísimas personas sufriendo las consecuencias de las fumigaciones con agrotóxicos”, señala.

Inspeccionarán lugares fumigados

Lo ordenó el tribunal, pero no fijó aún día ni horario. Ante un pedido de la defensa, Gatica tuvo algunas dificultades para ubicar el terreno fumigado en 2004.

FOTO: Sofía Gatica declarando. FUENTE: La Voz Ciudadanos

Comentarios

comentarios