Curuguaty: En la audiencia de hoy la jueza dio una mano a la fiscalía

En el proceso judicial los fiscales Rachid y Ayala presentaron evidencias que no individualizaron. Para subsanar el error, la jueza Yanine Ríos les dio la oportunidad de exhibir estas pruebas mañana miércoles. La decisión de la magistrada es “una grave violación al derecho a la defensa”, dijeron los abogados de los campesinos.
Hoy los fiscales Jalil Rachid y Francisco Ayala terminaron de responder los cuestionamientos de los defensores de los campesinos y campesinas acusados. Uno de los incidentes presentados por Guillermo Ferreiro y Vicente Morales semanas atrás señaló la existencia de pruebas ocultas en la acusación fiscal, pues estaban clasificadas como prueba M1, prueba M2.. sin especificar de qué objetos se trataban.
A la hora de contestar ayer lunes sobre esta situación, el fiscal Rachid dijo que “la fiscalía puede nombrar como quiere a los medios probatorios. Es una cuestión de organización de pruebas”. “Si no saben de qué pruebas se habla es porque no quieren saber”, agregó el fiscal, en relación a que las pruebas “estuvieron siempre a disposición”. Hoy dijo que simplemente a la defensa no le gusta como se presentaron dichas pruebas.
Al terminar con su descargo, la fiscalía pidió a la jueza rechazar por improcedentes los 11 cuestionamientos que presentara la defensa y por otra parte autorizar exhibir esas pruebas no identificadas, “para que la defensa pueda verificar y controlar”.

Viola el derecho a la defensa
Ante este pedido, el abogado Vicente Morales comunicó a la jueza Ríos que se oponían al pedido fiscal. “El material probatorio no fue incluido en forma legal y debida(…) las normas procesales obligan a la fiscalía a identificar cada prueba”, dijo en sala de audiencia.
Al hacer un balance de la jornada, tras aceptar la jueza el pedido fiscal, Morales señaló que “el código procesal exige, en las formas, establecer con claridad las pruebas y cómo van a ser usadas”. Dijo que desde diciembre ellos no sabe qué pudo pasar con las cajas(que contiene las pruebas anónimas), que ni siquiera sabían la existencia de las mismas hasta antes de la audiencia preliminar. “A pesar de nuestra reposición(pedido de reconsideración) la jueza decidió exhibir esas pruebas, lo que supone una grave violación al derecho a la defensa”, dijo.

“Es grave lo que está pasando”
Al término de la audiencia el defensor Guillermo Ferreiro dijo que la fiscalía, en su investigación, recolecta una cantidad de evidencias, pero sólo algunas ofrece como pruebas.
“Eso es lo que está pasando, la fiscalía ofreció pruebas, algunas bien ofrecidas y a otras les puso números. Nosotros dijimos que esas pruebas nunca fueron ofrecidas. Yo no puedo ofrecer la prueba 1, la prueba M70, como ofreció la fiscalía(…)y mañana nos van a mostrar unos objetos y nosotros tenemos que inferir que son esas las pruebas que quiso ofrecer. Y ya no tenemos plazo nosotros para ofrecer nuestra prueba en contraposición. Es muy grave lo que está pasando”, agregó.
“El fiscal, cuando acusa, tiene que ofrecer sus pruebas, tiene que individualizar. El testigo Juan Pérez. Para que yo(defensor) pueda decir que ese testigo no puede declarar o ante ese testigo yo ofrezco este otro testigo…No puede decirme el testigo 1, y yo vengo acá a la preliminar y yo me entero de que el testigo 1 es Juan Pérez”, dijo Ferreiro.
Antes, en la audiencia, el abogado había advertido a la jueza Ríos que de acceder a exhibir las pruebas, estaría abriendo una puerta de abuso de autoridad(de la fiscalía) que la Constitución Nacional no quiere. También que se estarían violando normas internacionales sobre garantias procesales a la defensa, contempladas en el Pacto de San José de Costa Rica, en la Constitución Nacional y en el Código Procesal Penal.

La jueza admitió error fiscal

Cuando la jueza retomó la audiencia tras un receso, cuando ya había dado a entender que autorizaría la exhibición de las pruebas, explicó a los procesados y procesadas lo siguiente: “Esto se tiene que individualizar(las pruebas) para seguridad de ustedes, porque es lo que hace a cada uno de los procesados. Es muy cierto lo que dijo la defensa en su momento, no están individualizadas como corresponden, entonces esta es la etapa procesal oportuna para que se sepa qué supuestamente está entrando como prueba en contra de ustedes.Porque hasta ahora ustedes son inocentes. Pero de qué supuestamente y de qué pruebas o con qué pruebas se los va a llevar a un supuesto juicio oral si es que llegase a exisir un supuesto juicio oral(…) simplemente para que sepan a qué se está refiriendo”, dijo la jueza Ríos.

Comentarios

comentarios