Empujada por una movilización, la fiscalía investiga el intento de asesinato de 2 líderes campesinos

Ya tiene identificado a uno de los autores de disparos y golpiza sobre quien libró orden de captura. El transfondo sería un conflicto sojero-campesino en torno a unas tierras excedentes.
El 10 de marzo pasado dos hombres se acercaron hasta el límite del asentamiento India Juliana, en Ararupe, distrito de Yuty(Caazapá), y tras saludar, atentaron contra los dos campesinos que hacían guardia. Eran las 00:30 de la madrugada y uno de los victimarios disparó, a dos metros de distancia, sobre Cipriano Flores Sugasti, quedando éste inmediatamente inconciente. Posteriormente golpearon con el caño del arma a Agustín Acuña.
Por su gravedad, Flores fue derivado hasta el hospital regional de Itapúa y afortunadamente se salvó, aunque podría necesitar cirujías de reconstrucción de la mandíbula y el hueso del hombro, pues la bala le entró en la boca, le salió por el cuello y le volvió a destrozar la zona del hombro y el brazo derechos. Acuña ya está repuesto.
Ocurrido el hecho, Acuña, que se hizo del muerto para evitar más golpes, avisó a la comunidad campesina y la gente denunció ante la policía lo sucedido, y después los antecedentes pasaron hasta la fiscalía local, a cargo del fiscal Ernesto Alvarenga.

Antecedentes
El asentamiento India Juliana se originó el pasado 22 de enero, cuando unas 130 familias realizaron una ocupación de 8 hectáreas de tierras fiscales, que formarían parte de un total de 5mil hectáreas de la finca 460 del lugar. La primera ocupación del lugar data de 2004, tras la cual varios dirigentes varones quedaron imputados.
Por esta razón esta segunda medida de fuerza estuvo comandada por mujeres, según explicó a BASE IS la dirigente Myrian Rotela, coordinadora regional de la Organización de Lucha por la Tierra(OLT), a la cual pertenece el campamento.
En 2004 habían entrado, pero tras incidentes con el que explota esas tierras, el empresario sojero Waldemar Bubans, de origen alemán-brasileño, las familias campesinas salieron al borde del predio. En 2011 se iba a realizar una medición judicial de las tierras, pero finalmente fue suspendida, agregó la referente.
En este último enero entraron a las 8 hectáreas, de un total de aproximadamente 3mil que serían excedentes fiscales, según datos del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de La Tierra (INDERT), explicó Rotela.
Desde entonces, el empresario inició distintos tipos de amedrentamientos, como liberar a sus perros, matar chanchos de vecinos para que éstos culpen al asentamiento, y hasta su gente realizó disparos intimidatorios. Según relataron varios referentes campesinos, se manejaba el rumor de que el empresario habría dicho que iba a matar a todos los de la ocupación.
Rotela dijo que actualmente están pidiendo al INDERT el traspaso del total de la finca a las familias campesinas.

Investigación y justicia
Este es el contexto donde se registró el atentado contra los dos campesinos que realizaban guardia en el asentamiento, por lo que los referentes sociales asocian el hecho con las amenazas mencionadas.
A partir de lo ocurrido, la comunidad sostenía que la fiscalía no había avanzado nada en esclarecer las cosas, por lo que el pasado 3 de abril realizaron la manifestación frente a la fiscalía. La secretaria general de la OLT, Esther Leiva y uno de los abogados de los campesinos, Emilio Tillería, se reunieron con el fiscal Alvarenga, quien explicó que la investigación identificó a un sospechoso y ya pidió su captura.
Tillería dijo que pidió orden de captura internacional, para evitar que el acusado se fugue. También recordó que hasta el empresario Bubans reconoce que el lugar donde está el asentamiento no es propiedad privada.

Foto: Esther Leiva habla frente a la fiscalía, a su derecha se ve a Flores (con el brazo enyesado) y Acuña.

Comentarios

comentarios