Falleció el científico anti-agrotóxicos Andrés Carrasco

El reconocido académico argentino investigaba los efectos de los agroquímicos en la salud. Fue presidente del Conicet.

 

Carrasco durante el juicio por Ituzaingó Anexo. FOTO: Ecos de Córdoba

Carrasco durante el juicio por Ituzaingó Anexo. FOTO: Ecos de Córdoba

El médico científico Andrés Carrasco falleció ayer a los 68 años. Fue uno de los profesionales que más lucharon para demostrar el efecto nocivo de los agrotóxicos en las personas.

Con más de 30 años de carrera, fue presidente del Conicet y jefe del Laboratorio de Embriología de la UBA. Tuvo descubrimientos muy importantes en la década del 80 y trabajo constantemente en los 90, hasta que inició su lucha contra el glifosato cuando estudió en laboratorio el impacto de los químicos en embriones.

En 2009 publicó en la prensa su trabajo que denunciaba que el glifosato puede producir malformaciones neuronales, intestinales y cardíacas en los embriones humanos. Durante un tiempo, hubo varias críticas a Carrasco desde el establishment científico que se centraban en el hecho de que su investigación no había sido publicada en una revista académica con revisión por pares.

«Cuando uno demuestra hechos que pueden tener impacto en la salud pública, es obligación darle una difusión urgente y masiva», explicaba por aquella época, y atacaba a los investigadores que trabajaban al servicio de las multinacionales.

Esa crítica, además, perdió vigencia en el año 2010, cuando su paper apareció en la revista Chemical Research in Toxycology. Las diez páginas de la revista científica explicaban el efecto negativo del agroquímico: microftalmia (ojos muy pequeños), microcefalia (cabezas pequeñas y deformadas), ciclopía (un sólo ojo en el medio del rostro), malformaciones craneofaciales y acortamiento del tronco embrionario.

Su especialidad en la temática lo hicieron protagonista del juicio por fumigaciones en barrio Ituzaingó Anexo (agosto de 2012) que concluyó con la condena a tres años de prisión condicional al productor rural Francisco Parra y al piloto Edgardo Pancello por las fumigaciones ilegales.

En la tarde del sábado cientos de mensajes de habitantes de pueblos castigados por el pesticida que garantiza la rentabilidad de la soja expresaron en las redes sociales su pesar por el fallecimiento del científico.

El periodista de Página 12 Darío Aranda lo despidió con estas palabras: “Andrés Carrasco optó por otro camino: cuestionar un modelo de corporaciones y gobiernos y decidió caminar junto a campesinos, madres fumigadas, pueblos en lucha. No había asamblea en donde no se lo nombrara. No existe papers, revista científica ni congreso académico que habilite a entrar donde él ingresó, a fuerza de compromiso con el pueblo: Andrés Carrasco ya tiene un lugar en la historia viva de los que luchan”, concluye Aranda.

TEXTO: http://www.cba24n.com.ar
FOTO: Ecos Córdoba

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario