Informe Especial: Las nuevas tecnologías y la agricultura

Asunción 3 de julio de 2021 (BASE-IS) Un nuevo informe especial, elaborado por la investigadora Leticia Arrúa, analiza el impacto de las nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura.

«El cambio tecnológico en la agricultura latinoamericana en general y paraguaya en particular, se ha definido a partir de la adquisición de tecnología internacional,
no necesariamente adecuada a las condiciones locales, sino orientada a cubrir las necesidades de exportación de productos agrícolas que son precisamente atendidos con la tecnología proveniente de los países centrales dominantes» señala el material, agregando que en este proceso calificado de “permanente modernización”, que ha propiciado una elevada artificialización de los ecosistemas y un gran deterioro de los mismos, por usos inapropiados de fertilizantes, plaguicidas y maquinaria agrícola.

«La llamada modernización y el cambio tecnológico que impulsa, son el resultado de la inyección de capital y tecnología tendiente a alterar los niveles de productividad de la tierra. Esto refuerza la dependencia tecnológica y reproduce el círculo vicioso de nuevas importaciones, para generar nuevas exportaciones» indica la investigadora.

El Informe señala que es fundamental vincular el cambio técnico, con el desarrollo de la ciencia y con procesos socio económicos específicos. «En el contexto nacional, los cambios tecnológicos deberán tener como asiento, procesos autónomos de investigación científica, cualquier intento de reducir el hambre y la pobreza a través del aumento de la eficiencia en la producción de alimentos en Paraguay depende de la permanencia de la producción campesina y consecuentemente se relaciona a la estructura desigual de la propiedad de la tierra» indica el material.

«Asegurar la soberanía alimentaria reclama
como base, la redistribución de los recursos productivos. Solo a partir de la distribución equitativa de la tierra se podrán construir alternativas que viabilicen en el mediano y largo plazo la consolidación de los sistemas productivos más frágiles, para garantizar
la producción de alimentos suficientes,
sanos y seguros para toda la población
paraguaya» concluye la autora.

Leé el Informe Especial: La cuarta revolución industrial en la agricultura

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario