La Coordinadora de Tierras Malhabidas denuncia intenciones desestabilizadoras en el caso Ñacunday

La Coordinadora Nacional de Lucha por la Recuperación de Tierras Malhabidas emitió un comunicado en el que sienta postura sobre los hechos que suceden en Ñacunday.

En la nota la nucleación, primero,defiende la lucha campesina por la tierra y la redistribución de aquellas hectáreas en manos ilegales. En este contexto, exige al Ejecutivo el esclarecimiento urgente de la situación de las ubicadas en Ñacunday, Alto Paraná. Seguidamente reivindica el papel del INDERT y de las FF.AA. respectivamente, la primera institución por sus gestiones administrativas y la segunda por su tarea de revisión de la Franja de Seguridad Fronteriza.

Denuncia el manejo sospechoso en tierras de Tranquilo Favero desde hace año, durante la dictadura estronista, y acusa a los medios de comunicación de crear un cerco mediático, ya sea manipulando o desinformando, que obstaculiza que a la ciudadanía le llegue lo que verdaderamente ocurre en Ñacunday. Y especialmente los antecedentes bajo sospecha de dichas tierras. «Cada vez podemos notar más el carácter antidemocrático del acceso a la información que proponen los grupos de poder que concentran la propiedad sobre los medios masivos de comunicación», sentencia.

También acusa a los sectores económicos más poderosos del país -entre ellos actores judiciales y parlamentarios- de permitir el saqueo del patrimonio paraguayo, al cual anteponen el lucro e intereses económicos.

El documento expresa la distancia de la Coordinadora con la conducción de la Liga Nacional de Carperos. «No concordamos con la dirección política de la Liga Nacional de los Carperos (LNC), porque entendemos que no se maneja con criterios de unidad, transparencia y madurez política, como también vemos que dentro de la mencionada organización pueden estar primando la influencia de provocadores que objetivamente perjudican la histórica lucha por la tierra y la reforma agraria»
.
Por último, acusa a sectores parlamentarios, productores agrícolas poderosos, actores judiciales y representantes de la oligarquía, e incluso a personas que están en las filas de los carperos, de estar trazando una estrategia desestabilizadora, «motivados por miserables y mezquinos intereses». Y sugieren a todo el pueblo paraguayo a estar alerta ante esto.

Concretamente, la coordinadora, junto con otras organizaciones sociales, presentarían alternativas al presidente Fernando Lugo, «de modo que tanto el Gobierno como el pueblo paraguayo puedan organizar el espacio de debate que permita la articulación de fuerzas con la capacidad de confrontar a todos los terratenientes, comerciantes y empresarios que trabajan en la ilegalidad y atentan contra el interés nacional, priorizando una profunda y pública mensura judicial que permita una exhaustiva revisión de la tenencia de la tierra, que sabemos es a todas luces injusta en nuestro querido Paraguay», finaliza el escrito.

FOTO: Radio 970 AM/La Nación

Comentarios

comentarios