“La delincuencia creciente en Paraguay habla del fracaso del modelo económico”

La concentración de riquezas, la expulsión rural, la urbanización sin condiciones y la exclusión caracterizan a la actual economía, explica el analista Luis Rojas.

Asunción, 28 de octubre de 2016 (BASE IS) Ciertas ciudades de Paraguay viven actualmente un recrudecimiento de los asaltos callejeros, especialmente realizados por moto-asaltantes o “motochorros”. Esto en las últimas semana encendió acalorados debates y no tardaron en saltar sectores de la sociedad que exigen endurecer el sistema penal punitivo.

Para el economista Luis Rojas, sin embargo, la solución no vendrá con penas más duras, más años de cárcel y más represión estatal. “Eso sería tirar el problema para adelante, como si se tratara de una olla a presión que empuja y el Estado le pone más fuerte la tapa, pero cuya presión va a seguir creciendo hasta explotar”, dijo

Para su análisis, el crecimiento de la delincuencia es producto de un modelo politico-económico agroexportador que fomenta la desigualdad, la expulsión de poblaciones enteras, la concentración de los recursos principalmente en las empresas agro-exportadoras y deja a la gente excluida tres posibilidades: caer en actividades ilegales, sobrevivir en la pobreza o migrar fuera del país.

Una de las principales consecuencias de este modelo es la creciente expulsión de poblaciones rurales y una consecuente urbanización sin condiciones de asimilación productiva (empleos, vivienda…).

Estas condiciones son producidas por un sector privado que concentra riquezas y se muestra anémico para la generación de empleo y un Estado que no genera las condiciones de inclusión a oportunidades/derechos de sectores enteros.

Para este analista, el de Paraguay es un Estado que fortalece a los sectores concentradores de la riqueza al no cobrarles impuestos y, por otra parte, no invierte en los sectores más urgidos de educación, salud,vivienda, reforma agraria, etc.

“La delincuencia creciente es una expresión del fracaso del modelo económico y las políticas públicas del Estado. Expresa la falta de oportunidades que la gente tiene en el país, donde reina una extrema desigualdad conviviendo la extrema riqueza con la extrema pobreza”, dijo.

Y frente al bombardeo de la propaganda consumista, la gente excluida reacciona ante un modelo que le impulsa a “ser alguien” a través del consumo, dice.

El gobierno de Horacio Cartes, analiza, vino a fortalecer las desigualdades con sus políticas, beneficiando a sectores empresariales y desatendiendo a los sectores medios y populares, a quienes viene criminalizando, como las poblaciones de los Bañados de Asunción o las poblaciones campesinas e indígenas.

Para Rojas, esto está pasando en un momento histórico del país donde es clara una descomposición general de la sociedad y el Estado, una “mexicanización” de la sociedad paraguaya. Se trata de la cooptación del Estado por grupos mafiosos del crimen organizado, y el Estado (autoridades políticas, jueces, fiscales, policías) está cada vez más controlado por estos sectores.

FOTO: Imagen ilustrativa: blogdoedsonalves.blogspot.com

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario