La soja busca extenderse al Chaco y también convivir con el algodón y el arroz

Buscarían aprobar nuevos transgénicos para apuntalar estos planes.
Con el hambre de lucro que caracteriza al sector sojero, sus actores vienen buscando nuevos espacios geográficos y proyectos que ayuden a seguir expandiendo el modelo transgénico y mecanizado de la oleaginosa.
Hace más de cinco años realizan ensayos de cultivos en el alto Chaco paraguayo, con resultados aún no conclusivos, pero con la firme intención de dominar el agreste clima occidental, principalmente con la asistencia investigativa del Estado paraguayo.
Otros escenarios que vienen manejando es que el cultivo estrella del modelo de agronegocios conviva en la misma tierra con el cultivo de arroz y el del algodón respectivamente, haciendo la misma rotación que hoy lo hace con el maíz o el trigo.
Lo del arroz se hace al empuje de ciertas experiencias en Brasil y lo del algodón a partir de proyectos locales incipientes. Estos planes se ven alimentados por el periodo de gracia transgénico que abrió el gobierno de Federico Franco desde su irrupción, poniendo a disposición del sector nuevos cultivos transgénicos y dejando a medio trabajo nuevas aprobaciones para el próximo gobierno.
Con todo esto, es probable que esta nueva marcha de la soja requiera en poco tiempo de nuevos cultivos transgénicos aprobados, especialmente tipos de soja adaptadas a ambientes muy secos o muy húmedos, como también semillas de arroz y algodón transgéncos.
Los nuevos proyectos en la agenda sojera garantizan, como tendencia, que habrá un recrudecimiento de conflictos ambientales, sanitarios, sociales y alimentarios con comunidades campesinas, indígenas y consumidores/consumidoras. Aunque desde ya es alarmante que la la soja(que utiliza al menos 22 millones de litros de glifosato al año) comparta la tierra con el arroz, uno de los principales alimentos de la mesa paraguaya.

FOTO: www.sabanaurbana.com.co

Comentarios

comentarios