Las mujeres campesinas e indígenas, las más afectadas por la violencia estructural del Estado

 

Una serie de actividades realizan hoy mujeres de organizaciones rurales, en un día de protesta contra la violencia familiar, comunitaria y sistémica.


Originalmente estaba previsto que mujeres, y en menor proporción varones, de la Coordinadora de Organizaciones Campesinas e Indígenas del Paraguay (Cocip) y la Organización de Lucha por la Tierra (OLT) marcharan por la capital paraguaya esta mañana, con actos frente a la Fiscalía, el Ministerio de Salud y el de Agricultura.

Las lluvias obligaron a que el acto se concentre en el local del Partido Revolucionario Febrerista(PRF), donde las personas presentes realizan un análisis y debate sobre la violencia que sufre diariamente la mujer rural principalmente.

Esto incluye desde la violencia estructural que se da ante las políticas de abandono del Estado, hasta la de las parejas y de líderes varones de las comunidades, explicó Alicia Amarilla, una de las voceras de las actividades.

La peor de todas es la estructural que se da desde el momento en que el Estado elude sus responsabilidades con la gente, dijo. Esto a su vez que deja abierto el camino para que sectores como el agronegocio arrasen con las poblaciones, violando cadenas de derechos elementales de las poblaciones.

Explicó que en el día mundial contra la violencia hacia la mujer tienen previsto conversar con las autoridades de la Fiscalía, para denunciar feminicidios en las comunidades campesinas e indígenas y también la criminalización fiscal de compañeras en el marco de la lucha contra las fumigaciones.

En el Ministerio de Salud pretenden exigir concretamente que el Estado apueste de vuelta a los puestos comunitarios de Atención Primaria de Salud (APS) que funcionaron durante la presidencia de Fernando Luego. “Anteriormente ya no morían mujeres por complicaciones de parto, ahora vuelven a morir”, dijo.

Ante las autoridades del Ministerio de Agricultura está previsto acercarle una postura de reclamo hacia sus políticas agrarias, principalmente funcionales a los agronegocios. También preguntar cuáles son las políticas que van dirigidas hacia las mujeres del campo.

Amarilla comentó que preocupa mucho un rebrote de violencia. En algunas comunidades indígenas, comentó, ante el activismo de las mujeres los líderes varones encabezan persecuciones que varias veces terminan en acusaciones de hechicería y hasta el asesinato de las mismas.

Según datos que manejan las organizaciones de los actos de hoy, el 20 % de las mujeres indígenas ha sufrido violencia física o sexual de parte de sus parejas o líderes comunitarios.

Desde 1981 cada 25 de noviembre se recuerda el día internacional de la no violencia hacia la mujer, en homenaje a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, activistas democráticas que en 1960 fueron brutalmente asesinas en República Dominica por el régimen dictatorial de ese país, encabezado por el dictador Rafael Leónidas Trujillo.

FOTO: Conamuri

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario