“Lo que pasó ayer y hoy demuestra un descontento de cómo el gobierno lleva el país”

 Terminó hoy el segundo y último día de huelga general y paro cívico en Paraguay, con desafíos de nuevas articulaciones sociales.

Asunción, 22 de diciembre (BASE IS) Durante el mediodía de hoy el movimiento social paraguayo realizó las últimas acciones de las movilizaciones de dos días que se vivieron, tanto en Asunción como en nueve departamentos del país.

En un escenario adverso con el gobierno y los medios masivos de información, en general, con un mismo discurso de minimizar o criminalizar la huelga, los sectores sociales sortearon varios obstáculos y lograron instalar públicamente sus reivindicaciones.

Si bien la mayoría de lo reclamos son elementales y benefician a toda la sociedad, tal vez el más sensible en esta huelga fue el reclamo de la libertad sindical, con un gobierno donde sus propias autoridades avalan el despido de los trabajadores choferes de la línea 49, por formar un sindicato.

Esto generó que existen desde hace tres meses trabajadores y sus familias literalmente crucificadas frente al mismo Ministerio del Trabajo.

El propietario de la empresa de transporte es el diputado Celso Maldonado, del mismo partido político que el presidente Horacio Cartes.

El rasgo que caracterizó estas movilizaciones fue la autogestión económica, un esfuerzo muy grande en medio de una crsisis económica que afecta a todos los sectores en Paraguay.

“Una de las cosas importantes es que la gente salió a movilizarse, la gene puso de sí, se costeó. Es una época difícil pero igua salió. Lo que pasó ayer y hoy da muestra de un descontento hacia cómo el gobierno pretende llevar el país”, analizó la docente y referente del Sindicato de Docentes de Trabajo Social, Celeste Houdin.

Las acciones de estos días también están marcadas por el reciente levantamiento y toma estudiantil en las principales universidades del país, como reclamo contra la corrupción en la gestión de las universidades estatales y la injerencia de los partidos tradicionales en la educación superior.

Celeste aseguró que la huelga tuvo el apoyo de distintos sectores de la ciudadanía,a pesar de la criminalización mediática y el amedrentamiento del gobierno. “Ellos siempre son los violentos al no tolerar una manifestación y expresión de protestas por nuestros derechos”, dijo.

Para ella estas movilizaciones fueron éxito, porque unió a varios sectores sociales del país y les da herramientas para próximas movilizaciones y huelgas.

El mayor desafío, dijo, es poder trabajar en la cotidianeidad de la gente, teniendo en cuenta la naturaleza del trabajo en el país, con gran cantidad de trabajadores y trabajadoras en sectores independientes o cuentapropistas y por eso dispersos y no organizados.

En ese sentido, recalcó que es un gran desafío el instalar una huelga cívica en todos los sectores de la ciudadanía.

“Sólo la protesta permanente y la huelga van a permitir un esfuerzo que logrará quebrar este gobierno, que lo único que ha hecho es empobrecer a las personas y quitarles derechos que habían sido conquistados”, dijo.

Ayer lunes y hoy martes diversos actores sociales de Paraguay protagonizaron una huelga general y paro cívico, reclamando la libertad sindical, la reducción del pasaje del transporte público, un reajuste salarial del 25% para compensar la pérdida del poder adquisitivo, la reforma agraria integral, el impuesto a la soja y el control del uso de agrotóxicos.

También la inversión del 7% del PIB para la educación, más inversión en salud, plan de viviendas, jubilación digna, la solución ambiental del vertedero Cateura, la defensa costera para solucionar el problema de las inundaciones que sufren familias ribereñas, la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada (APP), el rechazo al endeudamiento a través de “bonos soberanos” y la libertad de los campesinos y campesinas presos por la masacre de Curuguaty.


 FOTO: Conamuri

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario