Lula retorna poniendo en el centro la lucha contra la crisis climática

Asunción, 31 de octubre 2022 (BASE-IS) En la jornada del domingo 30 de octubre Luis Ignacio “Lula” Da Silva, fue electo por tercera vez como presidente del Brasil, tras vencer en segunda ronda a Jair Bolsonaro, quien buscaba su reelección. En su discurso triunfal Lula, señaló que fue la victoria de un amplio movimiento democrático y puso entre las prioridades de su próximo gobierno la lucha contra el hambre, la desigualdad y la crisis climática.

En una reñida segunda vuelta electoral, Lula superó por un poco más de dos millones de votos al actual presidente del Brasil, Jair Bolsonaro, que hasta el momento aún no reconoció su derrota.

Bolsonaro había asumido el poder en 2019 y desde entonces se convirtió en uno de los principales referentes de la extrema derecha a nivel global, impulsando un discurso autoritario, además de desmontar las políticas sociales y ambientales que se habían conquistado en los gobiernos anteriores del Partido de los Trabajadores y abonando el negacionismo respecto al cambio climático, entre otras políticas que fueron duramente cuestionadas por amplios sectores de la población. En Paraguay, el triunfo de Bolsonaro, repercutió en un aumento de la violencia física y discursiva de grandes terratenientes, muchos de ellos de origen brasileño, y gremios del agronegocio, contra el campesinado

En ese marco el retorno de Lula Da Silva al poder podría significar un freno al avance violento del modelo de agronegocios, o al menos la posibilidad de retomar a nivel regional el debate respecto al modelo de producción y sus impactos sociales, económicos y ambientales.

Tras haberse confirmado su triunfo Lula pronunció un discurso donde expuso las principales líneas del gobierno que asumirá en Enero próximo. Respecto al modelo productivo indicó que brindarán “apoyo a pequeños y medianos productores rurales, responsables del 70% de los alimentos que llegan a nuestras mesas” y reafirmó que su compromiso más urgente es volver a acabar con el hambre, “no podemos aceptar como normal que millones de hombres, mujeres y niños en este país no tengan qué comer, o que consuman menos calorías y proteínas” afirmó,

“Si somos el tercer mayor productor de alimentos del mundo y el primero en proteína animal, si tenemos tecnología y una inmensidad de tierra cultivable, si somos capaces de exportar para todo el mundo, tenemos el deber de garantizar que cada brasileño pueda desayunar, almorzar y cenar todos los días” agregó Lula al timepo de mencionar que en materia de Relaciones Internacionales no está conforme con los “acuerdos comerciales que condenan a nuestro país al eterno papel de exportador de commodities y materias primas”.

“Estamos listos para volver a participar en la lucha contra el hambre y la desigualdad en el mundo, y en los esfuerzos para promover la paz entre los pueblos. Brasil está listo para retomar su papel de liderazgo en la lucha contra la crisis climática, protegiendo todos nuestros biomas, especialmente la Selva Amazónica” señaló el candidato del PT poniendo como uno de los ejes centrales del nuevo gobierno la lucha contra la crisis climática. Además recordó que durante su mandato anterior se había logrado reducir la deforestación en la Amazonía en un 80%, reduciendo considerablemente la emisión de gases causantes del calentamiento global y aseguró que ahora luchará por la deforestación cero en la Amazonía.

La protección de la Amazonía es un elemento fundamental para la región ya que según estudios la deforestación masiva sufrida en este ecosistema impacta directamente en los ciclos de lluvia que llegan al resto de la región. “Brasil y el planeta necesitan una Amazonía viva” concluyó Lula al tiempo de cuestionar la tala ilegal, la minería y la violencia contra los Pueblos Indígenas que habitan en este territorio y agregó que demostrará que es posible el desarrollo sostenible de la Amazonía, bajo un liderazgo soberano del Brasil.

Lula, de 77 años, agregó que está comprometido con los pueblos indígenas, otros pueblos del bosque y la biodiversidad. “No nos interesa una guerra por el medio ambiente, pero estamos listos para defenderlo de cualquier amenaza” dijo finalmente.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario