Ocupaciones de tierras, una mirada más allá de la criminalización

Asunción, 5 de setiembre de 2021 (BASE-IS) Presentamos un nuevo Informe Especial abordando la temática de las Ocupaciones de Tierras. El debate parlamentario respecto a leyes que pretenden profundizar la criminalización contra quienes luchan por la tierra, al tiempo que ofrecen un blindaje a poseedores irregulares de tierras públicas, es propicio para abordar esta realidad que va mucho más allá de las respuestas represivas.

El intento criminalizador representado por la llamada Ley Zavala -que aumenta la pena por las ocupaciones de tierras, convirtiéndolas en un crimen- busca acallar un reclamo histórico del campesinado, al respecto el informe señala que “Al evitar hablar de la problemática de la tierra, también se pretende evitar hablar de un proceso de acaparamiento de tierras, territorios que han estado en manos de campesinos e indígenas hasta que las grandes corporaciones han avanzado sobre ellas. Hay un proceso de despojo que tiene como víctimas a comunidades campesinas e indígenas, que actúa con diversos mecanismos para expulsar a las personas del mundo rural y transformar sus territorios en grandes emprendimientos empresariales a cielo abierto”.

Hablar de la problemática de la tierra en Paraguay es hablar de desigualdades que se construyeron históricamente y que se mantienen vigentes, también significa revisar la institucionalidad estatal que ha permitido, y ha contribuido a mantener esta estructura injusta. En este marco es que la lucha por la tierra que impulsan las organizaciones campesinas no puede ser vista como actos vandálicos, o criminales, desconectados de una realidad social determinada, o como una turba que actúa bajo el manto del egoísmo, o intentando perjudicar a una persona o empresa en particular, esta visión carece de interpretación, no sólo es ingenua, sino mal intencionada, intenta ocultar las causas profundas del conflicto para mantener una estructura injusta que se ha instalado a partir del despojo, la violencia y el sufrimiento de las comunidades campesinas e indígenas

Las ocupaciones de tierras son una forma no institucional de ejercer presión a los gobiernos para que puedan actuar ante situaciones injustas, y de apropiaciones ilegales de tierras que deberían estar en manos de sujetos de la reforma agraria, pero sin embargo, están en manos privadas. Las ocupaciones son denuncias que se realizan desde la acción colectiva de sujetos de la reforma agraria, que incluyen: adjudicaciones irregulares, apropiaciones ilícitas, uso intensivo de agrotóxicos que ponen en riesgo a las comunidades y los bienes naturales, entre otras.

Leé el informe especial ¿Qué son las ocupaciones y por qué molestan tanto a algunos sectores?

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario