Organizaciones campesinas de todo el mundo protestan contra el avance de las corporaciones en la alimentación

Asunción, 23 de julio 2921 (BASE-IS) La Vía Campesina, mayor organización de trabajadores y trabajadoras del campo a nivel global, denuncia que la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios (UNFSS21) ha sido secuestrada por las grandes corporaciones. Según señala en un llamamiento a movilizarse contra la cumbre, la misma es producto de una asociación entre las Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial (formado por las 1 000 empresas más importantes del mundo) y está desproporcionadamente influenciada por el sector agro-alimentario industrial.

El informe de la Vía Campesina respecto a la UNFSS21 señala que “es esencial oponerse a que las empresas se apropien de los sistemas alimentarios porque el agronegocio globalizado apoya la imposición del mercado y de paradigmas financieros en la producción y distribución de alimentos”. Agregan que esta lógica ha creado la crisis alimentaria de 2008 y ha seguido perjudicando a quienes producen alimentos a pequeña escala y a la población en general en todo el mundo.

“Hoy en día, un puñado de empresas tienen como objetivo controlar los datos, las tierras agrícolas, el agua, las semillas y otros recursos, y dominan nuestros sistemas alimentarios para sacar beneficios privados. Sus prácticas destructivas incluyen el acaparamiento a gran escala, la concentración y la privatización de la tierra, el agua y otros recursos; la agricultura, la pesca y la ganadería industriales; la sobreexplotación de la naturaleza (incluida la explotación de los seres humanos); el uso autocrático y codicioso de las nuevas tecnologías, y la ejecución de proyectos de infraestructura a gran escala basados en inversión extranjera directa y una deuda pública insostenible” menciona el documento.

Las organizaciones sociales rurales señalan que “los sistemas alimentarios globalizados e industrializados están fallando a la mayoría de las personas, y la pandemia de COVID-19 no ha hecho más que empeorar la situación. Según el informe de la ONU El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI), el número de personas que padecen subalimentación crónica en el mundo ha aumentado a 811 millones, mientras que casi un tercio de la población mundial no tiene acceso a una alimentación adecuada”. En este cuadro unas 300 organizaciones mundiales de productoras y productores de alimentos a pequeña escala de la sociedad civil, personas que trabajan en el ámbito de la investigación y pueblos indígenas se reunirán en un evento híbrido (del 25 al 28 de julio) para protestar contra los actos previos a la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios en lo que se denomina la Contramovilización de los pueblos para transformar los sistemas alimentarios corporativos.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario