Organizaciones Campesinas y de Derechos Humanos rechazan desalojo

Asunción 9 de noviembre de 2021 (BASE-IS) Referentes de las organizaciones Campesinas y de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) realizaron está mañana una conferencia de prensa para denunciar el intento de desalojar a más de 400 familias campesinas de la Comunidad Primero de Marzo, del Distrito de Yvyrarobana, Canindeyú. El próximo jueves el Senado tratará la expropiación de las 4.500 hectáreas de tierras que ocupa la comunidad, legisladores vinculados al agronegocio intentan rechazar está propuesta a fin de impulsar el desalojo de las familias y blanquear el origen irregular de las tierras.

Desde el año 2011 unas 430 familias campesinas conforman la Comunidad 1° de marzo tras ocupar las tierras que fueran ilegalmente entregadas por la Dictadura de Alfredo Stroesnner a la empresa Perfecta S.A. Desde el momento de la ocupación la comunidad se organizó y constituyó una Asociación de Productores, construyendo además caminos, sistemas de acceso al agua, escuelas y tendido eléctrico, además de casi dos mil hectáreas de producción de diferentes rubros de la agricultura campesina.

En una evidente maniobra para buscar el desalojo de las familias campesinas algunos senadores vinculados al agronegocio plantean rechazar la propuesta de expropiación, además de intentar una supuesta regularización de estás tierras que se encuentran usurpadas irregularmente desde el año 1967. Durante la conferencia de prensa realizada hoy la CODEHUPY señaló su preocupación por la política de ataques al campesinado y señaló que el desalojo de la comunidad 1° de marzo sería un nuevo atropello contra los Derechos Humanos por parte del Estado paraguayo, indicaron que los procedimientos de desalojos llevados adelante contra poblaciones Campesinas son absolutamente irregulares y contra vienen normas nacionales y acuerdos internacionales que Paraguay se había comprometido a respetar.

Por su parte las organizaciones Campesinas cuestionaron las políticas represivas del gobierno y denunciaron el recrudecimiento de la violencia contra el campesinado, añadiendo que con esto los sectores de poder buscan favorecer a los grandes sojeros y terratenientes en detrimento de las familias campesinas. Los referentes campesinos y los miembros de la Asociación Joaju, que aglutina a los pobladores de la comunidad 1° de marzo, llamaron a evitar el desalojo aceptando la expropiación de las tierras y adoptando medidas para la recuperación de las tierras mal habidas.

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario