Se necesita más fuerza para frenar el proyecto de ley de Bioseguridad

Hasta ahora el borrador de ley De Bioseguridad estuvo frenado gracias a las objeciones del Ministerio de Salud, SEAM, SENAVE, organizaciones campesinas, ONGS y dos diputadas. Sin embargo, la falta de manifestaciones sociales más enérgicas contra el proyecto podría alentar a legisladores y legisladoras a aprobarlo en los próximos 15 días.
El proyecto de ley plantea la creación de una Comisión Nacional de Bioseguridad Agropecuaria y Forestal (CONBIO), con un perfil eminentemente tecnológico y donde las atribuciones de la SEAM y el SENAVE -dos de los más exigente con el sector transgénico- se diluyan en una mesa de organismos estatales afines al agronegocio. La iniciativa legislastiva además propone agilizar los plazos y flexibilizar los criterios para la aprobación de nuevos eventos transgénicos en el país.
En su argumentación misma el documento alaba los resultados de la producción sojera, basándose en datos manipulados, como el que dice que en 2010 Paraguay produjo la cantidad de alimentos como para alimentar a 50 millones de personas. En realidad ese año se produjeron 12.8 toneladas de granos como soja y maíz, enteramente destinados para forraje vacuno, porcino y aviar de lejanos países europeos y asiáticos.
En contrapartida, ese mismo año, 420 mil nuevos compatriotas entraban en la línea de la extrema pobreza, es decir, aquellas personas que pasan hambre y corren el peligro de la desnutrición. Entre ellos y ellas, morían de hambre 27 niños y niñas, sólo en el departamento del Alto Paraná, la meca de la producción sojera del país. 1
Irónicamente, es la soja transgénica y sus cultivos de rotación -maíz, avena, trigo- los responsables de la inseguridad alimentaria en el país, porque expanden sus cultivos desplazando cultivos que sí se destinan a la alimentación local, como el maní, maíz chipá, mandioca, poroto. Por este fenómeno, Paraguay multiplicó la importación de alimentos que históricamente producía, como los cereales, legumbres, cítricos, verduras y frutales.

Recorrido del proyecto
El 25 de agosto de 2011 la coalición oviedista-colorada de los diputados Ariel Oviedo, David Ocampos, Andrés Retamozzo y Herminio Dávalos presentaron el borrador ante el Parlamento. Estuvo recorriendo la comisión de Ciencia y Tecnología, donde fue aprobada, en total secreto público.
En los primeros días de abril de 2012, la tarde antes de su tratamiento en plenaria en Diputados, Salud, SEAM y SENAVE se enteraron de su existencia y pidieron a través de notas su aplazamiento por no haber sido consultados y pidieron tiempo para interiorizarse del proyecto. Sólo consiguieron una postergación de ocho días.
Organizaciones campesinas y grupos de ONGs y en este mismo tiempo, se enteraron del borrador, y enviaron notas al presidente de la Cámara Baja y a los proyectistas, exigiendo el aplazamiento de su estudio hasta tanto se haga una audiencia pública que informe sobre qué se trata y cuáles son los alcances del documento.
El borrador fue saltando barreras y fue estudiado en las comisiones de Ecología y de Agricultura, en el de Salud tuvo las objeciones de las legisladoras Aída Robles y Desireé Masi. Mientras tanto Salud, SEAM y SENAVE arrimaban, a través de notas y entrevistas con diputados/as, más argumentos en torno a lo peligroso del proyecto de ley con relación a los problemas ambientales y de salud humana que hoy acarrea un sólo cultivo transgénico.
El 25 de mayo último representantes de Salud, SEAM, SENAVE, organizaciones campesinas y ONGs creían que cerraban esa jornada con un triunfo parcial, al conseguir de los proyectistas el acuerdo de realizar una audiencia pública y mientras, no avanzar con el borrador.
Sin embargo, violando sus promesas, los diputados, -excepto honrosas excepciones como las de Robles y Masi- aprobaron “en general” el proyecto ley el 31 de mayo y pasaron a comisiones para su estudio. En la última sesión de la Cámara Baja del jueves 7 de junio, debido a un debate caluroso sobre el documento, el nuevo estudio del mismo se postergó hasta el 21 de junio.
Contexto regional
En Paraguay el único cultivo transgénico aprobado es la soja RR de la empresa Monsanto. Sin embargo,a través de la entrada de contrabando y a través de ardides del propio Ministerio de Agricultura y Ganadería especies de algodón y maíz transgénicos han entrado a Paraguay.
Esto se da en un contexto regional donde las grandes empresas transnacionales que se dedican al negocio de semillas, agrotóxicos y acopio fomentan en el continente, y en especial en los territorios más reacios, como nuestro país, Bolivia y México, la entrada de nuevos eventos.
Tras la sequía durante la última zafra, los poderes locales e internacionales del agronegocio dimensionado lo estratégico en sus negocios de no depender únicamente de la soja o de un sólo cultivo, sino apostar a varios para enfrentar las desastres climáticos como sequías o heladas.

1-Datos de la Encuesta Permanente de Hogares 2010 de la dirección General de Encuestas, Estadísticas y Censo(DGEEC) de la Presidencia de la República y del Diario La Nación, del 15 de abril de 2012, ver en http://www.lanacion.com.py/articulo/67400-el-increible-caso-de-los-ninos-que-mueren-de-hambre-en-alto-parana-.html

Comentarios

comentarios