Un año sin las niñas Adela y Adelaida, muertas a raíz de las fumigaciones, sostienen

 

Entre ayer y hoy la Federación Nacional Campesina realizó actos para recordarlas y acompañar al asentamiento Húber Duré. Tras las muertes, el Estado nunca dio una conclusión definitiva sobre las causas ni menos aún asumió su responsabilidad por el abandono de servicios en que vive la comunidad.

 

 

Asunción, 21 de julio(BASE IS)- Hoy se cumple un año de que la comunidad campesina Húber Duré (a 330 km de la capital paraguaya) llorara la muerte de las hermanitas Adela(6 meses) y Adelaida Álvarez (3 años).

La Federación Nacional Campesina(FNC), a la pertenece la familia de las niñas y el asentamiento afectado, realizó anoche un debate sobre el caso y la actuación del Estado.

También hablaron de las reivindicaciones del asentamiento y las luchas de las 260 familias del lugar por acceder a los servicios y derechos elementales como agua potable, centro de salud, ambiente saludable, caminos transitables…

Hoy martes, en tanto, la comunidad realizó una gran asamblea como acto de recordación y análisis de las condiciones a un año de las pérdidas, como también debatió sobre la resistencia al modelo sojero en ese y otros asentamientos de la FNC.

“Hay firmeza de la gente de Húber Duré de seguir la lucha en defensa de la comunidad y de un modelo de desarrollo diferente, con entusiasmo, a pesar del hecho lamentable. La gente sostiene que para reclamar justicia para Adela y Adelaida, hay que fortalecer la organización y seguir la lucha”, concluyó el dirigente Marcial Gómez, tras participar de la asamblea.

Las muertes

La muerte de las hermanas Adela y Adelaida, hijas de una joven pareja agricultura de Húber Duré, se convertía en noticia nacional el 21 de julio de 2014, generando una crisis al gobierno de Horacio Cartes.

Junto con el fallecimiento, al menos otras 33 vecinas y vecinos (niños, niñas, adultos) fueron derivados a hospitales regionales y capitalinos, luego de registrar los mismos síntomas de problemas respiratorios, vómitos, mareos, fiebre…

Frente al exhortamiento de la FNC de atención médica urgente y esclarecimiento de las causas de las muertes y enfermedades, el Estado respondió enviando brigadas de profesionales de la salud para atender a las personas afectadas y recabar informaciones.

Frente a la comunidad, que vinculaba directamente tanta enfermedad y muerte a las últimas fumigaciones de una de las tres explotaciones sojeras vecinas al asentamiento, voceros de Salud, Fiscalía y Senave(Sanidad Vegetal y Semillas) se apresuraron a absolver a los empresarios sojeros, incluso antes de siquiera tener pruebas de terreno o laboratoriales.

El veredicto del forense de la Fiscalía, Pablo Lemir, concluyó que todo fue causado por “una insuficiencia respiratoria probablemente de origen infeccioso” y descartó “totalmente que haya habido una intoxicación”.

Aunque no dijo qué insuficiencia, causada por cuál virus o bacteria, etc. Daba la impresión de que los esfuerzos intentaban absolver al circuito sojero y enfriar la crisis antes que indagar objetivamente las causas de las muertes y enfermedades o que el Estado paraguayo era incompetente para administrar con seriedad un caso así.

Esto cobra todavía mayor sentido, cuando estos resultados de estudios se hicieron públicos precipitadamente, luego de estallar una nueva crisis en Húber Duré, tras la muerte de casi 400 animales (319 gallinas, 43 vacas, 30 cerdos y una cabra) .

De acuerdo al dirigente Marcial Gómez, la última instancia estatal que analizó el caso fue el fiscal ambiental de Curuguaty, Cristian Roig. El mismo allanó el depósito de la explotación sojera más cercana al asentamiento, pero finalmente dijo que no encontró ninguna sustancia prohibida en el lugar.

Su unidad no hizo las pruebas de aguas, vegetales y otras muestras que pidieron las familias afectadas, explicó Gómez esta tarde.

Carbamato y glifosato

A un año de las muertes, la comunidad y la FNC se reafirman en su posición de que las mismas están vinculadas a las fumigaciones que cuatro días antes se hicieron en la explotación sojera que dista 2 mil metros del Núcleo 6 del asentamiento.

De hecho, cuando ocurrieron las muertes, las familias del lugar realizaron sus indagaciones, y de todos los insumos recabados, concluyeron que las intoxicaciones se habrían dado a partir de las sustancias carbamato y glifosato, la primera se venía aplicando para combatir hongos nematodos en cultivos de invierno y la segunda, para acompañar el cultivo de soja.

Situación de la comunidad hoy

En un año, la situación de abandono estatal cambió ligeramente, explicó Gómez. El puesto de salud -después de 14 años- tiene profesionales, pero no cuenta con infraestructura ni medicamentos; se abasteció parcialmente del servicio de agua a más núcleos poblacionales, aunque el Núcleo 4 aún no tiene el servicio; el camino de acceso está en peores condiciones que hace un año, dijo el dirigente.

Sobre el estado de salud de los pobladores y pobladoras, dijo que últimamente aminoraron las afecciones, pero sigue habiendo gente que se queja de síntomas como dificultades respiratorias y

males estomacales tras cada fumigación.

La muertes de animales de corral, que forman parte del sustento alimenticio y económico de las familias, siguen siempre; y las explotaciones sojeras que existían hace un año no se movieron de allí y siguen con sus trabajos de fumigaciones, dijo.

PARA CONOCER MÁS DEL CASO AQUÍ

FOTO: FNC

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario