Comisión del Senado constata violencia sojera

Asunción 22 de diciembre 2020 (BASE-IS) Una Comitiva de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores llegó hoy al territorio de la Comunidad Mby’a Loma Piro’y, en el Distrito de Raúl Arsenio Oviedo, Departamento de Caaguazú, lugar donde hace unos días civiles armados atacaron y desalojaron a familias indígenas. Durante su presencia los miembros de la Comisión pudieron recabar testimonios de los indígenas respecto a la violencia con la que actuaron los matones.

El Senador Jorge Querey señaló que los indígenas ya habían sido víctimas de al menos dos ataques anteriores que fueron denunciados ante la Fiscalía de la zona pero permanecieron en la impunidad. Como saldo del ataque registrado días atrás, además de la perdida total de sus casas, enseres y animales, dos niños resultaron con fracturas en el brazo, según señalaron desde la comitiva.

Los líderes de la comunidad señalaron que esas tierras son territorio ancestral del Pueblo Indígena y que la comunidad está reconocida por el Instituto Paraguayo del Indígena, sin embargo los sojeros se habrían apropiado irregularmente de las tierras y sembraron soja incluso sobre el antiguo cementerio de la comunidad, dónde reposan los restos de los ancestros.

Tras la visita parlamentaria los indígenas radicaron una nueva denuncia ante el Ministerio Público; por su parte Querey señaló que cualquier nuevo hecho de violencia que sufran los indígenas será «responsabilidad de este organismo debido a su inacción cómplice». El legislador indicó que durante la visita pudieron constatar la presencia de, al menos, 20 civiles armados que realizan un retén en un camino vecinal de forma absolutamente irregular.

Según el último censo indígena cerca del 30% de las comunidades no cuenta con tierra propia, gran parte de las mismas fueron desplazadas por grandes productores de soja. Mientras estos hechos permanecen impunes, en Paraguay cada 3 días se detiene a una persona en el marco del conflicto por la tierra, según datos publicados en el informe Con la Soja al Cuello 2020

Comentarios

comentarios

Dejá un comentario